El club de los corazones solitarios, por Elizabeth Eulberg

Penny Lane Bloom es nuestra protagonista y su historia comienza de la más triste manera, con su corazón hecho. Pero como se promete a sí misma, no es algo que le vaya a volver a pasar porque decide formar una cofradía de apoyo, nos referimos a el Club de los Corazones Solitarios. Si, los nombres no son una casualidad, la alusión a uno de los discos más famosos de Los Beatles, asi como el nombre de nuestra protagonista tomada de una de sus canciones más celebres es un claro indicativo del universo en el cual esta novela esa rodeada. El Club es todo un éxito, no solo la ha ayudado a ella personalmente a salir adelante y a desarrollar herramientas para enfrentar sus futuras relaciones amorosas, sino que también ha ayudado a otras personas a que se han hecho miembros a encontrar un lugar en el cual desarrollarse y combatir juntos su soledad y dificultades.

Para la mala fortuna del resto de sus miembros, cuando el Club se encuentra en su mejor momento, la fundadora y sostén principal de este, se da cuenta de que está sacrificando lo más importante, su futuro y al chico que puede convertirse en la razón de su vida.

De buenas a primeras tal vez “El Club de los corazones solitarios” no sería el primer libro en nuestra lista. Quizás percibíamos su existencia, y si pensábamos leerlo, la verdad es que se quedaba atrás en prioridad. Sin embargo, como si de algo fortuito se tratase, después de tenerlo en las manos y empezar a leerlo sencillamente no podemos parar. Es una trama sencilla, una lectura suave y muy digerible y a la vez envolvente e interesante.

El libro es bastante sencillo y simple. Su temática abarca temas diversos, pero sobre todo las vivencias y problemas cotidianos de una chica adolescente, Penny Lane, si, la muchacha con nombre de canción. A sus tiernos 16 como cualquier otra chica de su edad, ha ideado, planificado e idealizado la relación perfecta. Con sueños y vivencia reales su novio mental de la infancia es Nate, un chico al que conoce de toda la vida y es el hijo de un cercano amigo de su padre. Todo parece perfecto en su mente, Nate vendrá de visita a su casa y pasarán juntos las vacaciones de verano. Peor el romance infantil, juvenil e inocente que está plasmado en la mente y corazón idealista de Penny se irá desmoronando a pedazos al ver que Nate no es tan inocente y que su idea de un amor de verano incluye superar límites que ella no tenía presupuestado. Es un verdadero conflicto, sorpresivo y le presenta un gran desafío ya que Nate es ante cualquier chica un gran pretendiente, es guapo, audaz e inteligente, atento y cariñoso. Después de la intensidad de lo obvio y la presión ejercida por tal muchacho, las defensas de Penny so derribadas y dispuesta a corresponder las intenciones del muchacho, no de cualquier manera, sino con pompa y sorpresa, se verá tristemente sorprendida, algo que la llevará inevitablemente a acabar con su corazón roto y con la determinación que es la base de esta historia, odiar a os chicos o no querer salir con ninguno nunca más.

La historia es fácilmente saboreable y con un gran aroma, fácilmente digerible. Una historia fácil de leer, no tiene una trama muy enredada ni nos dará mucho en lo que pensar, pero con total seguridad nos mantendrá queriendo saber que viene ahora, al menos ese ha sido el caso de la mayoría de los que se han sumergido en esta suave historia. Es verdad, es un tema muy básico, pero la forma en que los hombres influyen en la vida de las mujeres, es algo que atraviesa edades, épocas, culturas y lenguajes. Es sin lugar a dudas algo universal, por eso sentimos empatía y complicidad en la genialidad del desarrollo de algo básico en algo complejo y pleno. El que Penny reacciones de una u otra forma nos afecta, nos hace ponernos en su lugar, nos hace pensar y sentir como ella, pero a la vez nos lleva a criticar sus malas decisiones y apoyar las buenas, como si de una amiga cercana se tratara. Nos hace sentir adolecentes de nuevo. La disyuntiva de que, si Penny logrará tener lo que su corazón había comenzado a anhelar con ansias versus el desarrollo y crecimiento de un Club opuesto a esto, un Club que ella misma había creado. El saber cómo solucionaría esta situación nos rodea y nos lleva a seguir leyendo. Quizás en esto mismo nos hubiese gustado un poco más de tensión al final, pero el desenlace no es algo que desagrade después de todo. Aunque para el ojo crítico de quien se encuentra totalmente inmerso en la sub realidad de la novela, siempre puede ser mejor.

En cuanto a los personajes, Diane sobresale. Es encantadora, fuerte y cono una personalidad apasionante, pero a la vez tierna. El ver sus etapas de crecimiento, su desarrollo de amiga a novia y asi, hasta llegar a crecer y ser la novia ideal y desde esa posición comenzar a viajar hacia un lugar desconocido para ella, llegar a ser la persona que realmente quería ser. Todo esto es muy emocionante y a ratos supera a la protagonista. Mérito aparte para Penny, toda una líder, alegre risueña, simpática, pero pareciera ser que estos atributos no logran superar a Diane. Y de Ryan, otro de los principales, está bien pero no penetra, no enamora, pero está bien, no queremos ser demasiado exigentes.

En esencia, hablamos de una lectura fresca, viva y original. Ligera y sin grandes enredos ni cosas que compliquen nuestra existencia ni dificulten el progreso de la novela. De una sustancia y aroma atrayente, suave al tacto y ameno en colores. Altamente recomendada, después de todo. Ha superado nuestras expectativas, de ser la última prioridad, llega al principio de la lista, y si se es fan de Los Beatles mejor aún, sino es un buen punto de partida.

Compartir: