Esmeralda, por Kerstin Gier

A través de las fronteras inexploradas y siempre inexpugnables del amor y el tiempo, hacia el destino perseguido por todas las generaciones que es el alcanzar el amor verdadero, nos seguimos preguntado, si es posible seguir siendo amigos. Seguros debe estar entre los top 3 de las preguntas más comunes. Pero la grandeza y pequeñez en detalles de Gideon de Villiers, a quien Xemerius lo define como el innombrable no tiene un ápice de sensibilidad en su corazón ni el suficiente tacto como para evaluar el no llegar a pisotear y destrozar nuestro corazón, el cual ya es parte plena de esta inspiradora trilogía que encuentra su expresión máxima en las páginas de este, el último lanzamiento de esta serie. Si nos atrevemos a desafiar su temple y decisión de seguro no habríamos tenido ningún éxito, porque su determinación es tal que no importa si estamos en el presente o en el siglo IX, la conclusión es la misma y la canción suena igual. Finalmente, 1782 será el año en que la misión nos hace saltar abruptamente como si al abordaje se tratara, y no somos solo viajeros, somos aventureros y conquistadores del tiempo y de los amores.

Esmeralda, es el tercer y último libro de esta encarnizada trilogía que nos envuelve y nos encanta, “El amor más allá del tiempo” simplemente nos lleva en un viaje del que nuestros pies se despegarán de la tierra y volaremos por el cielo y surcaremos los mares de emociones, claro, algo no nuevo para esta historia que nos tiene expectantes y con ganas de recibir más, algo que nos llevará a cumplir nuestras más altas expectativas de lo inesperado y de lo que pensábamos que venía y , ¡miren todos!, aquí está y es mejor de lo que pensábamos.

Bueno, vamos paso a paso, lo primero es lo primero. Comenzamos nuestra aventura que ya lleva varios capítulos a su haber, con la ansiedad de revelar y descubrir todo lo que nos faltaba saber. En los dos anteriores nos quedamos satisfechos, pero con nuestra mente llena de preguntas e inquietudes y nuestro corazón rebosante de respuestas. Nos que damos pensando en cuál es el secreto, pero este libro nos espera lo inimaginable, descubrimos que esa pregunta ser queda pequeña porque no hablamos de un secreto, como si se tratara de algo singular y único, sino mas bien nos sorprendemos con que nuestra meta ahora es descubrir cuál es el secreto detrás del secreto.  Y es ahí cuando nos damos cuenta de que contrario a lo que tal vez podíamos pensar Grace tenía razón, era verdad, en nadie podemos confiar. Y nos sorprende en gran manera como en esta, la tercera entrega se nos da más de lo que podíamos pensar, se nos planean muchas más cosas que incluso que en los primeros dos libros, y no son producto de la casualidad, no, están lejos de serlo, se puede apreciar una fina y detallada planificación detrás de cada uno de los nuevos elementos.

Es asi como en conclusión después de haber oído todo el asunto y después de haber leído los dos anteriores y ahora este, el tercero, el último es el que más galardones se lleva, se queda con todos los laureles, es el que más convence y es el broche de oro en una trilogía que no deja de sorprendernos. Y no se queda ahí, no lo rechazamos después de leerlo, no se queda olvidado juntando polvo, sin duda ganará un lugar prominente en la biblioteca de todo el que lo conozca.

En resumidas cuentas, podemos decir que la atora, Kerstin Gier es en realidad un genio, el crear un hilo argumental realista, congruente y atractivo no es para nada una fácil tarea. El seguirles el hilo a través del tiempo y de las distintas entregas es todo un reto y a la vez todo un logro que bien debemos destacar. Son una multiplicidad de estadísticas, mas bien fechas, personajes, historias, eventos, rostros, y ocasiones que a veces nos hacen hasta escribir cada uno de ellos para no distraernos. Pero esto no es ningún reto, al contrario, es todo un placer, profundizando asi nuestra lectura y convirtiéndola en algo mas allá de solo eso, convirtiéndola en parte de nuestra vida y rutina. Así estamos al tanto de los viajes, ya sea del pasado o de lo anterior al pasado, y esto, aunque suene confuso es el enganche que nos mantiene atentos. Quizás uno de los elementos que más nos sorprende es que Kerstin hizo que todo este aparente enredo, tuviera un encuadre suave, como un guante de seda en nuestras manos. Cada detalle nos sorprende, cada letra en su lugar, cada nota en su tempo, cada color en su posición y con el tono justo hacen de esta obra algo sobresaliente y admirable.

Pero como en todo orden de cosas, incluso lo perfecto tiene sus fisuras y siendo honestos, tal vea algo que podría disgustar a alguien es la forma en que cada libro antecede al siguiente, o más bien como cada uno resume al anterior, creando a ratos un destello de lo que podría ser un ambiente repetitivo. Pero bueno, la mencionar a los personajes y la hacer alusión a pasajes ya vividos por ellos con elementos obvios que ya habíamos vivido juntos en los capítulos anteriores, nos lleva a pensar que es un poquito más de los mismo, con la salvedad que no nos alcanza para definir esta novela como algo repetitivo. Tal vez sólo nos llevaría a quitarle una décima en la calificación global de este libro. Adicional a esto, tal vez nos hubiese gustado saber otros detalles sobre personajes como Gwen, Jake, Lady Arista y otros. Todos aquellos con los que te encariñas a lo largo de la trama y que sin duda vas a extrañar después de terminar. Peor graciosamente es to mismo lo que le da un punto a favor de esta novela y nos hace sentir que sinceramente no queremos guardarla, queremos que nos siga acompañando en nuestra mente y corazón como si de un amigo muy querido se tratara.

Compartir:

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*