Los hombres que no amaban a las mujeres, por Stieg Larsson

Publicado de forma póstuma, este éxito de ventas internacional es la primera novela de una trilogía del género de suspenso y crimen escrita por el periodista y activista sueco Stieg Larsson. En esta intrigante novela se relata la historia de un editor quien lucha por limpiar su nombre y salvar su revista ayudando a un acaudalado hombre de negocios a investigar la misteriosa desaparición de su sobrina.

Esta novela del sueco Stieg Larsson “Los hombres que no amaban a las mujeres” ya ha vendido sobre 4 millones de copias sólo en Escandinavia. Es el primer lanzamiento de su trilogía Millennium. Después de su repentina muerte en el año 2004 debido a un ataque al corazón, dejó esta novela y dos más sin haber sido publicadas que completan la trilogía. Tristemente, como suele ocurrir, él no pudo contemplar el éxito de su publicación. Dentro de sus muchos logros como activista y periodista, Larsson fundó la Expo Magazine en Suecia y se dedicaba a escribir sus novelas de crimen por las noches. “Los hombres que no amaban las mujeres” (The girl with the dragon tattoo en inglés) rápidamente fue un gran éxito a lo largo de todo el mercado europeo. Posterior a eso su éxito se extendió por los Estados Unidos y luego hacia el resto del mundo.

La novela se centra en un experimentado periodista llamado Mikael Blomkvist, editor de una reconocida revista de Estocolmo llamada Millennium. Después de haber perdido un caso en contra de un Mafioso de la industria llamado Wennerstrom, Blomkvist es contratado por Henik Vanger, el director de la corporación Wealthy Vagner, para escribir las memorias de su historia familiar. Sin embargo, la verdadera razón de Henrik al contratar a al periodista es resolver un caso muy difícil, la desaparición de Harriet, la sobrina de Vanger, cuando solo tenía 16 años, en un pequeño pueblo de Hedestad. El pueblo se encuentra habitado por una gran cantidad de descendientes de la familia Vanger, quienes son justamente los principales sospechosos de este caso que ya tiene cuarenta años archivado. Es entonces cuando aparece la chica del tatuaje de dragón, Lisbeth Salander, una rebelde, hacker, con múltiples tatuajes y punk, que ha sido hostigada por las autoridades y la policía durante toda a su vida y fue contratada para para escarbar en la vida de Blomkvist. Él queda tremendamente impresionado por la habilidad de Lisbeth y juntos comienzan a trabajar en desenterrar la verdadera historia detrás de la desaparición de Harriet, forjando así una relación no solo de trabajo y amistad sino de pasión y amor, mientras que en transcurso de la historia pasan de ser investigadores a ser los investigados y perseguidos.

El estudio Barnes and Noble le hizo una entrevista a Sonny Mehta, “Stieg Larsson quedó fascinado con la idea de lo que Pippi Lomgsocking podría haber llegado a ser”. El encontró la respuesta en el personaje de Lisbeth, creó una joven moderna y atractiva, inteligente, despierta y brillante. Larsson establece un paralelo entre ella y la desaparecida Harriet especialmente en el abuso  sufrido por parte de los hombres, un tema que se repite y aparece de forma continua en esta novela como si se tratara de un hilo argumental constante, enfatizado con las estadísticas que él incluye entre sus páginas con frases como: “el dieciocho por ciento de las mujeres en Suecia han sido abusadas al menos en una ocasión por un hombre” o “cuarenta y cinco por ciento de las mujeres en Suecia han sufrido violencia por parte de un hombre”. Ya desde temprana edad, en los inicios de su vida, Lisbeth sufrió múltiples abusos, algunos de índole sexual y también durante el tiempo que pasó en una clínica psiquiátrica. A lo largo de la historia se entreteje una explosión de emociones que decantan en una oportunidad de vengar su pasado, sus traumas y dolores de la infancia, canalizando su energía en la búsqueda de la verdad de la muerte de Harriet. Por otro lado, la novela está repleta de personajes de poca relevancia que son parte clan Vagner y solo dos de ellos se destacan entre el resto, los que fácilmente podrían no estar.

El misterio detrás de la desaparición de la jovencita se va orquestando poco a poco en una trama entretejida llena de elementos diversos. Compañías y empresarios corruptos, asociaciones ligadas al nazismo, y la separación entre el amor y la lujuria son algunos de los elementos que rodean a estos personajes mientras ellos mismos realizan un esfuerzo sobrehumano en mantener vivo el interés en un caso que los afecta personalmente, un caso que para las autoridades ya hace varias décadas dejó de ser algo importante. A través de los ojos y la mente del escritor se hace mención a otros crímenes clásicos, libros de Agatha Christie, Val McDermid, Sara Paretsky, que Blomkvist atentamente como si entre sus páginas estuviera la solución a su propia investigación y a la anhelada solución del caso. Podríamos decir que tal vez es una forma en la que Larsson muestra su admiración a quienes lo inspiraron. De cualquier modo, la forma delicada en que son mencionados, nos sumerge aún más en un mundo de fantasía literaria. El escenario, la realidad y el mundo de Estocolmo y los parajes de Hedestad son descritos de forma majestuosa, sus paisajes gélidos evocan tanto a la familia de Vanger como a las vivencias de Blomkvist y de cada uno de sus personajes y lugares.

El principal punto negativo en esta obra es que el caso de Harriet es resuelto demasiado pronto, asi que la trama se vuelca completamente en sus últimas cien páginas, tomando otro rumbo, centrándose en la persecución de la mafia, en Wennerstrom y sus incansables esfuerzos por llevar su revista Millennium de vuelta a sus días de gloria de antaño después que su nombre fuera sepultado en el fango. “Los hombres que no amaban a las mujeres” es una novela perfecta para un largo vuelo y casualmente es posible encontrarla en prácticamente cualquier librería de aeropuerto. Debido a su gran éxito, los lectores podrán encontrar fácilmente el resto la trilogía de esta novela.

Compartir: