Diarios de bicicleta por David Byrne

Diarios de bicicleta David Byrne

Ordenaba tiempo atrás la casa con la típica indumentaria hogareña, el pelo tomado desordenado, ropa que se divide entre un pijama y ropa para pintar, calcetines y pantuflas ya sin forma.

De fondo se podía escuchar por toda la casa la música de “Talking Heads”, no soy una fanática, pero había decidido escucharlos ese día, cuando por casualidad escucho el timbre.

Era mi hermano, me mira sorprendido mientras levanta su dedo índice a la altura de su cara, para indicar “¡Qué loco! Justo leí un libro de David Byrne” abre su mochila y me entrega antes de pasar a través de la puerta, un libro de simple y linda encuadernación de tapa dura, “Diarios de Bicicleta” por David Byrne.

Para quienes no conozcan a este personaje, es un escocés-norteamericano al se conoce primeramente por ser el vocalista y guitarrista de la banda estadounidense “Talking Heads”, icónica en la esfera New Wave, también es de los pioneros en la difusión de la World Music. Es cantante, compositor, escritor, productor musical, realizador audiovisual y más.

A pesar que sus orígenes están situados en hacer un rock sin pretensiones, no pasó mucho tiempo para que él se sumergiera de lleno en la música, entendiendo el rock como arte, siempre manifestando una visión abierta a las situaciones de la vida y buscando significado a los elementos que la componen.

¿Pero qué pasa con el libro?

A pesar de ser un personaje famoso, estar en giras con su banda, pudiendo acceder a servicios y privilegios, decidió hace poco más de veinte años, comprar una bicicleta plegable para llevarla a cada lugar al que fuera de viaje, ignorando conocer las ciudades a través de la oferta turística y hacerlo a través de sus recorridos.

Su interés era realmente conocer los lugares que visitaba, ver cómo vivía la gente, la configuración de ciudades y barrios, las dinámicas locales, los paisajes sonoros, dejando que el andar marcara el camino.

Para esto utilizaba sus días libres, y se convirtió en un hábito que comenzó a relatar en un blog como una serie de artículos que prontamente adquirieron forma de libro, narrando las distintas cosas que observa del mundo a través de sus paseos.

La temática del libro

El capítulo más extenso del libro es el que se asocia a las urbes de Estados Unidos, en donde decide excluir las grandes ciudades como Nueva York o San Francisco y dejarlas en capítulos posteriores e individuales, para darle protagonismo a los sectores más invisibilizados y marginales.

Es así como aparecen las ciudades obreras, los sectores industriales, los barrios destrozados de Detroit, San Diego entre otros.

El capítulo de Berlín se centra en la las grandes diferencias existentes entre la zona occidental y oriental después de la guerra, teniendo el gran pregunta de fondo ¿cómo se puede volver a unificar algo así?

Puedes leer  también un capítulo sobre Estambul. El de Buenos Aires es muy interesante, pues manifiesta un rasgo muy latinoamericano que se diferencia de los demás capítulos, no habla mayormente de los viajes sino que relata mucho más de las personas con quienes se encontró y de las conversaciones que sostuvieron.

Así continúan los relatos de Manila, Sidney, Londres, San Francisco y Nueva York.

Su relato es liviano y atrayente, con agudeza de observaciones que ayudan a entender sus puntos de vista, un excelente análisis para leer la idiosincrasia a través de la construcción de los barrios y ciudades.

Un trabajo antropológico hecho al margen de todo academicismo, que nos invita a conocer fuera de lo turístico, a observar más y distinto.

Esta apuesta de Editorial Penguin Random House, de la colección Reservoir Books, nos entregará un viaje conjunto poco tradicional, un texto que nos invitará a seguir la lectura, con o sin música de fondo, y que además nos regala nuevas observaciones para nuestros propios pensamientos y desplazamientos. Sin duda enriquecedor.

Compartir: