Filosofía Natural por Paul Feyerabend

Libro Filosofía natural

Es fácil encontrar en la web, alguna gráfica con información médica, frases de conocimientos ancestrales firmadas tan a ligera con un enunciado tan amplio como “proverbio indio”, cualquier cosa con el apellido “cuántico”, o información de dos culturas que manejan paradigmas tan distintos que son incompatibles, dichas como si fueran lo mismo, no importando que los separen tres mil años de diferencia, un océano y distinta cosmovisión.

Los medios masivos nos hacen ver las problemáticas actuales en las que se encuentra el mundo, pero no profundiza en ellos, eso queda a cada persona, su curiosidad y capacidad de investigación.

Es así como el feminismo se reduce a un eslogan, un “hashtag”, los privilegios que aún tiene la gente blanca y lo derivado de la colonización a través del mundo, se reducen a chistes gráficos, y el conocimiento científico a una imagen que inicia con “sabías que…” O una breve publicación para rellenar tiempo o espacio.

Todo eso es posible debido al paradigma en el cual nos encontramos inmersos, el que nos hace naturalizar como vivimos, asumir como los niños, por ejemplo, que internet “siempre ha existido”, asumir arquetipos de belleza, de éxito, de conocimiento, lo que provoca sencillamente poner a unos por sobre otros, desconociendo, marginando o invisibilizando, lo que esté fuera de esta configuración arquetípica.

Desde otro ángulo están quienes reclaman que esta sociedad está sumida en el mundo virtual, y que por ello estamos dejando de ser humanos, que nos alejamos de la Naturaleza y de la nuestra propia.

Pero si tratamos de entender qué significa esto, nos damos cuenta que nuestra perspectiva debe ampliarse ¿Qué es lo “natural”? ¿Qué nos hace humanos? ¿Cómo somos los humanos en la naturaleza?

Algunas experiencias

Y seguramente al tratar de responder, encontraremos que nuestro cerebro nos ofrece un sinfín de explicaciones, imágenes de lo que es “lo natural”, de cómo podríamos enfrentar la naturaleza por nosotros mismos.

A pesar de ello, la mayoría de nosotros, los que vivimos en las ciudades, experimentamos la naturaleza desde una visita muy programada a una reserva natural, por la vista que tenemos desde nuestras casas, una ida a la playa o a un parque, algunos lo hacen integrando deportes, y otros se integran a la naturaleza acampando, alejados de la ciudad, con las actuales comodidades que se ofrecen para ello, luz, abrigo, tecnologías de posicionamiento, entre otras.

Podríamos pensar que quizás las poblaciones humanas que se han alejado del avance de la tecnología viven más “naturalmente”, pero aun así cuentan con tecnologías, rudimentarias, herramientas que se alejan de la idea más cruda de lo que es naturaleza.

¿Qué nos queda entonces para entender lo que es natural, si estamos en una gigantesca construcción social que no deja de avanzar?

Una buena opción para seguir pensando al respecto y quizás esclarecer algunos cuestionamientos es la lectura de Paul Feyerabend, científico, epistemólogo y anarquista, una trifecta en este caso, ya que éstas características lo convirtieron en uno de los primeros filósofos de la ciencia que cuestionó el avance del dominio del conocimiento occidental del Hombre Blanco por sobre los otros conocimientos provocando gran polémica en el mundo científico. Hizo hincapié en que el método racionalista tiene graves falencias pues sus criterios son limitados, enfatizó en la necesidad de la interdisciplina, se opuso a la teoría europea del pensamiento primitivo, entre otras causas.

Sobre la lectura

En su libro póstumo “Filosofía Natural. Una historia de nuestras ideas sobre la naturaleza desde la Edad de piedra hasta la era de la física cuántica” de Editorial Debate, el autor despliega su profundo conocimiento de ciencia, historia y filosofía, para mostrarnos como la propia idea de lo que se nos presenta como “natural” ha cambiado según el paradigma y los elementos implicados en la historia.

Un paseo a través de tiempos y distintas culturas en torno a este concepto, escrito por un científico anarquista, que previó los actuales conflictos sociales que tiene la ciencia, como la marginalidad de muchos países para integrarse en la comunidad científica, los monopolios comerciales, la dominación del sistema racionalista, la institucionalización de la investigación y sus fondos, y cómo se entrecruzan los problemas éticos debido a las distintas concepciones de la Naturaleza.

Feyerabend, se presenta como un eslabón perdido entre la epistemología clásica, la ciencia y la crítica al pensamiento occidental respecto a la Naturaleza.

Compartir: