Sounds of Star Wars por J. W. Rinzler

Sounds of Stars Wars

Tengo en mis manos una joya de la historia del cine y a la vez un tesoro nerd. Mi hermano me lo prestó poco después que llegó a la casa luego de haberlo pedido por internet.

Un libro grande y grueso, al lado derecho tiene en una placa de plástico gris con una pequeña pantalla, un parlante,  tres botones rojos pequeños y dos más bien rectangulares y en vertical.

Se puede leer en la portada “The Sounds of Star Wars” con sus clásicas letras e imágenes de x-wings y clones con blasters. Esta publicación es una enorme compilación de los elementos sonoros de las dos primeras trilogías de la saga y que están analizados uno por uno, básicamente es una enciclopedia sonora.

Sobre esta maravilla

George Lucas, quien cree fielmente que una película es mitad imagen y mitad sonido. Consideró muy importante darle un tratamiento revolucionario al sonido aliándose así con Ben Burtt, personaje relevante, ya que gracias a él y su trabajo en Star Wars, existe el Oscar por Edición de Sonido. Previamente obtuvo un Oscar honorífico cuando aún no existía esta premiación. Pero no podían hacer vista gorda a su trabajo, por lo cual no solamente nos enfrentamos al universo sonoro de la película más importante de la cultura pop, sino que nos encontramos con un trozo importante de la historia del cine y del sonido.

¿Cómo se conecta el sonido en esta historia?

¿Por qué tiene parlantes y botones y cómo funciona? Muy simple, a medida que vamos leyendo (el texto está en Inglés) las anécdotas de cómo crearon los sonidos para ewoks, Chewbacca, sables láser, R2D2 (o la versión latina que me cae mejor, “Arturito”), naves, ambientes, entre otros.

Aparecen imágenes de la película o fotografías con una breve reseña de qué se tratan, asociadas a un número, ese número lo anotamos en la pantalla, y luego podemos reproducir el sonido, que puede salir por el parlante del libro o con auriculares si queremos disfrutar más la experiencia.

Dependiendo de cómo estaban los archivos almacenados es como los podemos escuchar, en algunos casos el sonido es aislado y en otros en el contexto de la película.

Nos enteramos de hitos emblemáticos, como que el ruido del sable láser fue el primero en hacerse para la película, en base a los ruidos de proyectores en reposo, los cuales fueron modificados en la velocidad de la cinta cambiando así si sonaban agudo o grave, luego haciendo una armonía de zumbidos, terminó siendo el sonido característico de esas espadas.

Algunos sonidos de naves fueron creados en base a la unión de un avión a hélice y el rugido de un león, y nace así el sonido clásico de los TIE Fighter. Sabremos que Chewbacca suena como un oso Gris y que R2D2 es un sintetizador ARP 2600. Incluso podemos leer los diálogos de lo que dice “Arturito”, así Ben Burtt escogía de una serie de grabaciones, los que correspondieran mejor a la emoción evocada en el texto para que saliera en la película, lo mismo con el mejor amigo de Han Solo, tenía una biblioteca de sonidos de oso, de la cual disponía para entregar sensación correcta al personaje.

Tecnologías utilizadas

Podemos ver también como existen diferencias en cuanto al uso de tecnologías desde la primera trilogía a la segunda, a pesar de ello, Ben Burtt, se podría decir que se adhiere a la vieja escuela y busca encontrar la mejor sonoridad a través de la experimentación con objetos, animales y el entorno.

Este libro de editorial Kristin Mehus-Roe, escrito por J. W. Rinzler con prefacio del mismísimo Burtt, puede entregar horas incontables de entretenimiento a quién disfrute con la gran épica pop que ha estado presente en el cine los últimos cuarenta años, a todos los que gocen viendo los trabajos de artesanía que se encuentran tras las grandes producciones, a quienes quieran saber qué dice R2D2, a los fanáticos del cine y a cualquier curioso de los libros.

Compartir: